Cómo limpiar el hígado de forma natural y rápidamente

El hígado es uno de los órganos más importantes del cuerpo humano, ya que es el responsable de filtrar las toxinas del cuerpo y de procesar los nutrientes de los alimentos y bebidas que ingerimos. Por tanto, es un órgano que hay que cuidar y limpiar de manera adecuada porque puede sufrir daños que pueden afectar a nuestra salud en general.

En este post vamos a ver algunos métodos naturales para limpiar el hígado de una manera rápida y efectiva, así como recomendaciones de complementos alimenticios como Fepa livergrass.

Cómo limpiar el hígado de forma natural y rápidamente

En qué consiste la limpieza del hígado
Limpiar el hígado consiste en eliminar las toxinas y sustancias nocivas que se acumulan en este órgano. El objetivo de este proceso es evitar fallos en su funcionamiento y enfermedades hepáticas. Vamos a ver algunas recomendaciones para que el hígado funcione mejor:

1. Beber mucha agua
El agua es esencial para la limpieza del hígado, ya que ayuda a eliminar las toxinas y los desechos del cuerpo. El agua interviene en la mayoría de las funciones básicas del hígado, por eso es importante beber al menos 8 vasos de agua al día para mantener el cuerpo hidratado y que el hígado se depure convenientemente. El consumo de agua ayuda a disolver los nutrientes, facilita la circulación sanguínea y la secreción de bilis.

 limpiar el hígado de forma natural y rápidamente

limpiar el hígado de forma natural y rápidamente
2. Tomar a diario frutas y verduras
Las frutas y verduras frescas son muy recomendables para el hígado, ya que contienen antioxidantes que inhiben la acción de los radicales libres y las moléculas asociadas a desarrollar enfermedades. Algunas frutas y verduras recomendadas para el hígado son la cebolla y el ajo, el aguacate, los espárragos, la manzana y la papaya.

En concreto, las verduras crucíferas como el brócoli, la col, la coliflor, el rábano o la rúcula ayudan a estimular la producción de enzimas que facilitan la eliminación de toxinas del cuerpo. Estas verduras también contienen glucosinolatos, unos compuestos que ayudan a neutralizar las sustancias cancerígenas.

3. Tomar cereales integrales
Los cereales integrales contienen mucha fibra y micronutrientes que favorecen el buen funcionamiento del hígado. Estos cereales suponen una fuente importante de fibra y otros fitoquímicos muy beneficiosos para un buen metabolismo de los lípidos hepáticos. Estos compuestos ayudan a reducir el riesgo de enfermedades, como puede ser el hígado graso. Los cereales integrales más recomendados son la avena, el arroz integral, la harina integral y el pan de centeno.

4. Evitar grasas saturadas
Las grasas saturadas y trans están muy relacionadas con las enfermedades hepáticas, por tanto hay que evitarlas en la dieta. En su lugar, hay que intentar consumir grasas saludables, como el Omega 3, que reduce la probabilidad de sufrir hígado graso, cáncer de hígado o cirrosis. Consumir regularmente frutos secos, mariscos, vegetales verdes y pescados grasos es muy beneficioso para el hígado, ya que regulan la función del tejido adiposo y el metabolismo de los lípidos hepáticos.

5. Ejercicio físico
Practicar ejercicio físico de manera regular está asociado a una buena salud general. Esta práctica habitual aporta muchos beneficios al hígado y ayuda a mejorar en patologías como el hígado graso.

6. Evitar dietas demasiado restrictivas
Es importante mantener una dieta saludable y evitar dietas basadas en un solo grupo de alimentos, o reemplazar determinados alimentos con suplementos. Estas medidas extremas no ayudan a limpiar el hígado y pueden derivar en otras afecciones, no solo en este órgano, sino a nivel general. Hay que intentar mantener una alimentación saludable y con alimentos que ayudan a la buena salud del hígado.

7. Precaución con los medicamentos
Muchos medicamentos con receta tienen efectos secundarios que afectan a la salud hepática. También hay que tener cuidado con los analgésicos de venta libre, ya que si se consumen en exceso pueden vincularse con fallos hepáticos, sobre todo los que contienen acetaminofén. Otros fármacos con los que se debe tener precaución son los antibióticos y los relacionados con el colesterol. Además, los daños en el hígado pueden multiplicarse si se consumen medicamentos con bebidas alcohólicas.

Complementos alimenticios para limpiar el hígado
Introducir en la dieta alimentos beneficiosos para el hígado es muy recomendable para cuidar este órgano, pero también se pueden tomar complementos alimenticios que ayuden a depurar el hígado y eliminar las toxinas acumuladas en él.

En Fepadiet disponemos de un complemento como FEPA-Livergrass que contiene alcachofa y cardo mariano que tienen efectos protectores del hígado y ayudan a su buen funcionamiento con la producción de bilis. Las cápsulas también tienen cúrcuma, con propiedades antioxidantes, y diente de león, que favorecen la salud del hígado y el estómago debido a sus efectos prebióticos. Otros componentes como la colina también contribuyen a mantener una correcta función hepática.

El envase contiene 60 cápsulas y la dosis diaria recomendada es de 1 a 2 cápsulas para tomar preferentemente por la mañana. En pocas semanas, tu hígado funcionará mucho mejor y expulsará las toxinas de una manera más natural. En caso de enfermedad o cualquier otra circunstancia especial, es preferible consultar con un médico antes de ingerir este complemento alimenticio. Además, no se recomienda superar la dosis diaria recomendada.